Reflexiones de la eliminacion a Sudafrica 2010.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Reflexiones de la eliminacion a Sudafrica 2010.

Mensaje  EditoresEBC el Lun Oct 12, 2009 10:37 am

Qué hubiera pasado si...

Los “hubiera” existen desde que existe la humanidad, y son tan inciertos como la misma. Hoy que El Salvador está, matemática y definitivamente, eliminado del mundial Sudáfrica 2010, muchos “hubiera” aparecerán. Y aunque nunca se sabrá en realidad qué hubiera pasado, y cuál sería la respuesta a las preguntas y las dudas sobre aquellas cosas que interfirieron en el camino de la Azul; sí sirve para reconocer dónde estuvo el yerro, y dónde debe ir el remedio.

Escrito por Denni Portillo
Lunes, 12 octubre 2009



Sí. En las victorias todos quieren tomarse una foto y en las derrotas todos son generales. En El Salvador —que el sábado cayó derrotado en el estadio Azteca ante México, por 4-1 y dilapidó las pocas opciones que todavía tenía de estar en Sudáfrica 2010— abundan los unos y los otros. Empero, al cierre de esta eliminatoria, con mucho trabajo bien hecho y otro poco de cosas que hay que corregir, queda un tiempo para valorar los “hubiera” de esta Azul sin caer en el pasionismo, mucho menos en la frustración.

Porque cada uno de esos “hubiera”, precisamente, hubiera podido significar que la selección tuviera un final diferente en esta hexagonal. Aunque nunca se sabrá si este sería clasificada a Sudáfrica, disputando un repechaje, o quedando eliminada con más anticipación.

Lo cierto es que cada uno de esos “hubiera”, al menos, no pudieran ser hoy marcados como los errores de un proceso que satisfizo a la mayoría, sorprendió a la mayoría, e ilusiona —de acá a cuatro años— a la mayoría.

¿Qué hubiera pasado...

... Si Carlos De los Cobos nunca hubiera tenido los problemas que tuvo para enfrentar los primeros partidos de la hexagonal? Esos en los que la comisión normalizadora era presidida por Rodrigo Calvo, quien vivió en eterno conflicto con la primera división, derivando en que el técnico mexicano no contara con el tiempo necesario con los jugadores en sus convocatorias.

¿Qué hubiera pasado si los precios de las entradas para el arranque de la hexagonal, ante Trinidad y Tobago, no hubieran sido tan prohibitivos —todavía se recuerdan los $8 que había que pagar para ir a sol general— para la afición, que apenas y pudo hacer que “el Coloso de Monserrat” estuviera a la mitad?

Quizá se hubieran podido preparar mejor esos encuentros. Quizá Trinidad y Tobago hubiera sentido la verdadera presión del estadio Cuscatlán antes de irse en ventaja 2-0, y quizá no se hubiera quedado sin aire la Azul cuando tenía la misma ventaja sobre Estados Unidos. Vale recordar que en esos dos empates se perdieron cuatro puntos.

¿Qué hubiera pasado si la selección hubiera tenido siempre una cancha segura donde entrenar, y no hubiera tenido que ser el cuerpo técnico de la Azul el que se rebuscara por ver dónde hacerlo?

Quizá entonces ese mismo cuerpo técnico hubiera preparado con más tranquilidad sus partidos. No se hubieran perdido o retrasado entrenos, generando estrés que, a la larga, pesaba a la hora de los encuentros. Más allá de eso, quizá no fuera ese uno de los, aparentes, puntos principales que hacen dudar a De los Cobos sobre si renovar o no su compromiso con la selección salvadoreña.

¿Qué hubiera pasado si en cada una de las primeras convocatorias hechas por De los Cobos se hubiera cumplido con el calendario planeado, y no hubieran siempre aparecido las ausencias en los entrenos; los jugadores que no llegaban porque el club decía que no les habían avisado; los que no llegaban porque el club se negaba a prestarlos; los que no llegaban porque una nube había tapado el sol?

De no haber sido así, se hubiera dedicado menos tiempo y menos espacio para conocer de los pleitos personales de federativos con dirigentes, se hubiera desgastado menos el técnico de la Azul, y se hubiera polemizado menos en problemas trascendentes con motivos más que intrascendentes.

¿Qué hubiera pasado si los dirigentes federativos hubieran reclamado o se hubieran quejado de los malos —por no llamar pésimos— árbitros que tuvo El Salvador en varios partidos de la hexagonal?

Basta recordar el del mexicano Marco Antonio Rodríguez contra Trinidad y Tobago, que no pitó dos claros penaltis a favor de la Azul. El del hondureño José Pineda, cuando se visitó a Estados Unidos, que dio más tiempo que el que había marcado al final de la primera mitad, y que fue donde cayó el gol de la victoria gringa.
O el peor de todos, del también azteca Benito Archundia, quien se paseó en la Azul por partida doble, y ambas en el estadio Cuscatlán. Primero en el choque con los gringos, al no sancionar un penalti por una clara falta de Frankie Hedjuk sobre Cristian Castillo; y después ante Costa Rica, cuando tampoco validó un tanto del mismo Castillo que sobrepasó la línea de gol.

Quizá entonces no se llorarían los puntos que se lloran por haber perdido. Quizá hoy nadie se preguntaría qué hubiera sido. Quizá hoy alguien tomará apunte de eso y corregirá para el futuro.
avatar
EditoresEBC
Admin

Cantidad de envíos : 5459
Fecha de inscripción : 21/03/2009
Localización : New York, Los Estados Unidos

http://www.elbaloncuscatleco.com

Volver arriba Ir abajo

Comentario de Masconazo.com

Mensaje  EditoresEBC el Lun Oct 12, 2009 11:49 am

Nuestra linda misión imposible y 7 razones de la eliminación

Domingo 06 de Septiembre de 2009 18:50 Carlos Mendoza.



Fue lindo vivir esta eliminatoria hacia Sudáfrica 2010 cuya mayor parte ya finalizó, aunque nos falta recibir a ticos y catrachos en el Cuscatlán. Desde ya, ese último partido contra Honduras debería aprovecharse para que la afición llene el estadio e independientemente del resultado, le demos a Carlos de los Cobos y los seleccionados el reconocimiento que merecen: todos de pie, aplaudiendo esta gran gesta que logró El Salvador en estos 3 años.

Es que comenzando conmigo mismo, nadie daba nada por esta selecta hace tres años y medio; pero ahora salgo a la calle el día que juega El Salvador y eriza los pelos ver a diestra y siniestra compatriotas con la camisa azul enfundada, sin importar sexo, edad ni condición social (sí, hasta los adolescentes "fresas" y los que se creen rebeldes sin causa lucen con orgullo su camiseta de la selecta).

Buena parte de ese logro se debe al técnico mexicano Carlos de los Cobos, que con su conocimiento de este deporte supo formar un grupo de jóvenes dispuestos otra vez a "reventarse la espalda" y a sudar hasta el último segundo de un partido cuando están representando a la selección... algo que habíamos perdido y parecía ya no poder rescatarse.

Encontró en la juventud una pócima para revivir al "indio cuscatleco" y con tiempo y esmero, fue formando un grupo que nos dio alegrías que sólo habíamos visto en lugares como Alemania y Argentina: Darle la vuelta a ese partido contra Panamá para terminar ganando la serie milagrosamente, es una anécdota digna de cualquier selección alemana o brasileña.

Como si fuera poco, la selecta fue creciendo y pudimos otra vez tener alegrías que ya sólo encontrábamos en el pasado: se le ganó a México, Costa Rica y con un poquito más de esfuerzo...hasta le hubiésemos pasado encima a los gringos. Los niños veían otra vez en jugadores como Montes, Salazar, Ramón Sánchez y Fito Zelaya...héroes y modelos a seguir, tal cual fueron en el pasado figuras como "Zarco" Rodríguez y "Pajarito" Huezo.

Aún estando en la hexagonal, muchos ilusos y amargados nos pronosticaban goleadas y sentían ya que pasaban "penas ajenas" ante las bailadas que sufriría la selección. Pero no, no fue así...y qué curioso verdad? Hemos sido quizás (ya sé que aún falta la visita al azteca) el equipo que más lucha ha dado como visitante: los gringos fueron bailados en Costa Rica, los triniteños y ticos fueron masacrados en Honduras y los mexicanos también se las vieron a palitos como visitantes. Como dijo la barra brava que se pone en la platea del Cusca y que siempre nos alegra con sus pancartas: "No hay pato feo en esta hexagonal". No, no hubo pato feo; y si hubo, no fue El Salvador como muchos pensaban.

Como dije al inicio, ha sido lindo volver al plano internacional con nuestra selección mayor. Vuelvo a hacer referencia a las pancarta de nuestros amigos de platea: "Hemos vivido de gran forma nuestro mundial". Sí, la hexagonal fue para nosotros nuestro mundial; Sudáfrica nunca fue visto como una meta posible e increíblemente volvimos a soñar en menos tiempo del que muchos pensaban. Y fue lindo, fue hermoso ganarle a México y dejar tirados a los ticos en la Copa de Oro con un gol cerca del final. Teníamos años de no vivir esas alegrías.



Por mucho, esta selección es ganadora y Carlos de los Cobos ha demostrado ser un técnico de altos kilates, lo mejor que hayamos tenido desde Pastoriza. Sí, para mí fue mejor que Milovan; si al mexicano le daban la selección que tenía el serbio, ya tuviéramos otro mundial en nuestras estadísticas.

Envío la reflexión para las personas que tomarán la rienda de nuestro fútbol, las cuales no conocemos todavía: mantengan este proceso y a este grupo de jugadores, inviertan en fútbol con una visión a largo plazo tal como otros ya lo han hecho. Ya han comprobado que aficiones leales no les faltarán...ayuden y pongan de su parte para seguir teniendo estas alegrías por muchos años y disfrutar en poco tiempo de nuestro tercer mundial.

Finalmente, les dejo las que para mí fueron 7 razones de nuestra eliminación. No están en orden de prioridad, pero es inevitable decir que miles volvimos a soñar con un mundial que poco a poco se nos fue yendo de las manos. ¿Por qué? Humildemente, para mí fue por lo siguiente:

1. La maldición de los carrileros: El técnico había encontrado equilibrio en un sistema 3-5-2 que funcionaba bien con dos carrileros en funciones ofensivas y defensivas. Lastimosamente, Shawn Martin se fracturó en el primer partido contra Trinidad y no volvió a jugar; Pacheco tuvo un bajón inexplicable en su juego y terminó calentando la banca; Julio Martínez que fue el héroe ante los mexicanos, se fracturó el dedo en la Copa de Oro y también dijo adiós. Las bandas se nos cayeron y jugadores como Ramón Flores no dieron el ancho para suplir a los ausentes.

2. Los errores de Juanjo: Es triste decirlo porque ha sido uno de los mejores porteros salvadoreños en la última década, pero los errores de J. J. Gómez en los primeros dos partidos fueron claves para no llevarnos la victoria: Trinidad y Tobago le "quemó" las manos en el primer gol y sus salidas desesperadas contra EEUU nos costaron un empate y casi derrota. Esos 4 puntos que no conseguimos, todavía duelen y seguirán doliendo.

3. Jugamos también contra los árbitros: La calidad del arbitraje de CONCACAF en esta hexagonal ha sido deplorable. Comenzando por "chiquidrácula" que nos aguó la fiesta en el primer partido al no pitar 3 claros penalties a favor nuestro. Después, la falta sobre Cristian Castillo cuando vencíamos a EEUU que tampoco vio el central, los yerros cuando jugamos como visitantes contra Trinidad y EEUU...no señores, contra los árbitros no se puede.



4. La soledad de Fito Zelaya: Jugando como visitantes ante Costa Rica y Honduras, hubo posibilidad real de traernos al menos un punto, si hubiésemos arriesgado más en el frente de ataque. Tener a Zelaya batallando contra el mundo nos hizo perder verticalidad en el ataque y jugadores como Reyes pudieron haber tenido más minutos para volvernos más peligrosos arriba y no preocuparnos tanto por cuidarnos abajo.

5. Nuestros lamentables dirigentes: Don Rodrigo Calvo y la comisión normalizadora también pusieron su grano de arena para que la selecta quedara fuera del mundial. Los altos precios de las entradas en el primer juego ante Trinidad y Tobago es quizás una de las decisiones más negativas que se recordarán con el tiempo. La afición se expresó y no llenó el estadio; esa cuota adicional de fuerza que siente el jugador con el coloso al tope, no la tuvieron los muchachos en ese partido y apenas nos alcanzó para el empate.

6. Pudimos haber mezclado juventud con experiencia: La apuesta de Carlos de los Cobos hacia los jóvenes fue siempre tajante y no estamos en contra de eso. Es más, lo apoyamos en forma incondicional. No obstante, en toda selección cae siempre bien el aporte de 2 ó 3 jugadores experimentados que saben como ponerle pausa a un partido antes de entrar en pavor. Nombres como Ronald Cerritos, Alex Amaya del Cid y Dawson Prado a lo mejor hubiesen hecho un poco más que Salvador Coreas y Rudis Corrales.

7. Lo físico y los cambios: Nuestra selección fue mejorando mucho con el tiempo pero el aspecto físico siempre se vio débil. Contra EEUU terminamos arrastrando las piernas y cada vez que tuvimos que hacer un partido 3 días después, el rendimiento ya no era el mismo. A esto hay que sumarle que muchas veces se pensó demasiado en hacer cambios y no querer arriesgar en el momento justo, se tuvo que pagar caro.

Puede que haya más o menos razones de esta eliminación. Pero les aseguro que si la situación hubiese sido diferente en 4 ó 5 puntos de los que he descrito anteriormente, todavía estuviéramos "socando" y soñando. Pero no importa, pues todo valió la pena... ¡¡¡ GRACIAS SELECCIÓN !!!
avatar
EditoresEBC
Admin

Cantidad de envíos : 5459
Fecha de inscripción : 21/03/2009
Localización : New York, Los Estados Unidos

http://www.elbaloncuscatleco.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Reflexiones de la eliminacion a Sudafrica 2010.

Mensaje  EditoresEBC el Vie Oct 16, 2009 7:40 pm



Frutos azules a la vista.

El prestigio recuperado, jugadores en el extranjero, el regreso del idilio entre afición y selección y el compromiso adquirido para el próximo mundial son solo algunos de los frutos que el proceso rumbo a Sudáfrica 2010 dejó en El Salvador. Muy buenos frutos.

Escrito por Denni Portillo
Viernes, 16 octubre 2009
La Prensa Grafica

La hexagonal de la CONCACAF hacia Sudáfrica 2010 finalizó el pasado miércoles dentro del marco de la lógica: Estados Unidos, México y Honduras clasificados y Costa Rica condenada a disputar un repechaje contra Uruguay por un cupo en el mundial. Empero, dentro de ello, lo que no fue lógico fue la actuación de la selección salvadoreña. Una selección cuya referencia era haber sufrido un marcado declive se metió hasta la última fase y complicó a todos y cada uno de los países hoy mundialistas.

La cosecha dio sus frutos. Hace cuatro años el sueño mundialista de la Azul terminó cuando, prácticamente, apenas había empezado, en la ronda de grupos previa a la hexagonal, en la que compartió sitio con Estados Unidos, Panamá y Jamaica y apenas ganó uno de seis juegos.

Era esa una selección donde la “experiencia” predominaba, con nombres de sobra conocidos como los Jorge Rodríguez, Víctor Velásquez, Misael Alfaro, Marvin Benítez, Ronald Cerritos y el recientemente nacionalizado, por entonces, Emiliano Pedrozo.

Los resultados obtenidos entonces hoy son de sobra conocidos. Otro fracaso, otra decepción y un hoyo más profundo en el que caía ya un maltratado balompié cuscatleco, que se quedaba fuera de la última ronda eliminatoria por segunda copa del mundo consecutiva.

Otro camino

Las cosas han cambiado, y mucho, en los últimos cuatro años. El Salvador volvió a tener un proceso, cuya base fue la paciencia del técnico mexicano Carlos De los Cobos, que se sobrepuso a la folclórica dirigencia cuscatleca hasta cosechar los frutos que la afición ha vuelto a corear en el estadio Cuscatlán.

El más perceptible de todos es la renovación de la Azul. De los Cobos abrió las puertas para dar paso a una nueva generación de futbolistas que promedia 25.9 años y que llegará justo en su momento de madurez futbolística a las eliminatorias de Brasil 2014.

Para entonces la esperanza es que se hayan potenciado otros frutos de este grupo. Como el haber conseguido que El Salvador vuelva a exportar jugadores. De no tener ninguno cuando arrancó la eliminatoria, en febrero de 2008, hoy la Azul cuenta con seis legionarios, repartidos en México, Estados Unidos y Chipre.

Uno de ellos, Arturo Álvarez, además, también es la confirmación de que el talento cuscatleco está regado en otros lares. Luego de superar mil y una trabas por los reglamentos de la FIFA, Arturo pudo unirse a la Azul y dejó en evidencia su calidad en los partidos que disputó.

Así como él, los ojos se ponen también sobre otros como Gerson Mayén, Steve Purdy, Efraín Burgos Jr. y muchos otros que el cuerpo técnico de la selección ha ido descubriendo en su proceso.

Porque el descubrimiento de talentos es otro de los grandes legados de De los Cobos. Le dio espacio en la selección a un naciente Rodolfo Zelaya, que es el jugador más prometedor a futuro, además de dotar de la confianza suficiente a Miguel Montes hasta convertirlo en figura relevante del equipo.

Pero el más importante de todos, la reconciliación de la selección con su afición, que volvió a vestir de azul y encontró en De los Cobos al héroe esperado. Hay frutos, pero hay que seguir cosechando.
avatar
EditoresEBC
Admin

Cantidad de envíos : 5459
Fecha de inscripción : 21/03/2009
Localización : New York, Los Estados Unidos

http://www.elbaloncuscatleco.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Reflexiones de la eliminacion a Sudafrica 2010.

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.